Cómo limpiar suelos de mármol

Los suelos de mármol siempre destacan por su belleza y elegancia. Además de estas características, ya de por sí muy apreciadas, este material también destaca por su resistencia. El mármol no necesita demasiados cuidados para durar décadas sin que ninguna imperfección acabe con su hermosura. Sin embargo, es bien cierto que el mármol debe cuidarse adecuadamente para que pueda lucir con su máximo esplendor durante muchos años. Por ello, queremos darte algunos consejos para que el mármol de tu casa presente su mejor versión en todo momento.
-Ten mucho cuidado con los líquidos. Cuando se habla sobre el cuidado del mármol, siempre se señala que es un material realmente poroso, lo que hace que absorba rápidamente los líquidos. Esto supone un grave problema, sobre todo en el caso de los suelos, porque cualquier líquido que se pueda derramar por accidente sobre este material puede causar una mancha que acabe con su perfección. Por ello, es muy importante que prestemos especial atención a los líquidos cuando nos ocupemos del cuidado de nuestros suelos o superficies de mármol. La mejor forma de evitar los daños que pueden causar los líquidos es cubrir el mármol con una importante capa de cera pulida, que pueda actuar como barrera entre los líquidos y el propio material. La cera es uno de los mejores aliados de tu mármol, por lo que no dejes de contar con ella y, sobre todo, de re-aplicarla cuando sea necesario. Muchos suelos o superficies de mármol acaban siendo víctimas de manchas relacionadas con líquidos con el paso del tiempo, después de que la primigenia capa de cera que lo protegía desapareciera y no fuera sustituida. En todo caso, ten siempre cuidado con los líquidos respecto a tus suelos y superficies de mármol. Si se derrama algún líquido, límpialo rápidamente y asegúrate de que una capa de cera protege tu mármol en todo momento.
-No utilices productos químicos para limpiar las superficies de mármol. El mármol no es demasiado complicado de limpiar. Generalmente, con limpiar el polvo que puede acumular con un paño o una aspiradora es más que suficiente para que luzca en todo su esplendor. Sin embargo, si consideras que necesitas algún tipo de ayuda extra para limpiar tu superficie de mármol, nunca acudas a productos de limpieza o químicos muy fuertes o que pueden considerarse corrosivos o abrasivos. Este tipo de productos pueden perjudicar mucho a tu mármol, acabando con su brillantez, y también pueden acabar con la capa de cera que lo protege, dañándolo como consecuencia. Por lo tanto, si quieres realizar una limpieza más profunda de tu mármol, acude a productos específicamente diseñados para superficies creadas con este material.

Existen infinidad de productos distintos de este tipo entre los cuales elegir y en los que se especifica que son válidos o adecuados para el mármol. Si no quieres recurrir a este extremo, también puedes limpiar estas superficies con una mezcla de agua y jabón de manos, lo que da como resultado una composición muy suave que no perjudica a este material. Sin embargo, como hemos indicado antes, es un material muy poroso, por lo que no podemos correr el riesgo de que absorba mucha agua. Cuando lo friegues con esta mezcla, no utilices demasiada agua. Moja la fregona sólo ligeramente y, para evitar males mayores, te recomendamos que pases posteriormente una mopa seca o un paño para asegurarte de que queda totalmente seco.
-Si se produce alguna mancha, límpiala individualmente. A lo largo del tiempo, será inevitable que se produzca alguna mancha que no se pueda eliminar mediante una limpieza general de tu superficie de mármol. Si se produce este hecho, te recomendamos que dediques una atención individual a ese lugar en concreto para tratar de hacerla desaparecer. Dependiendo de la profundidad de la mancha, necesitarás utilizar un método u otro. Si es una mancha superficial, puedes intentar hacerla desaparecer con un producto especializado para la limpieza del mármol o con una mezcla de agua con limón o vinagre. Si optas por esta vía, acuérdate de limpiar la superficie donde se encontraba la mancha con agua y jabón con posterioridad y sécala después para evitar males mayores. Si la mancha es más profunda, puede que necesites utilizar lijas especializadas para hacerla desaparecer, para después re-aplicar la capa de cera necesaria para su protección en ese mismo lugar.
-Si tienes un suelo de mármol, protégelo con alfombras y otras cubiertas. Intenta evitar, en la medida de lo posible, que tu suelo de mármol se ensucie en demasía protegiéndolo con alfombras u otras cubiertas, como felpudos o esterillas. Esto es especialmente importante en aquellos lugares de mayor tránsito o donde se corre el riesgo de acumular una mayor suciedad, como en las zonas adyacentes a la puerta de entrada desde la calle, o donde puede estar más expuesto a la amenaza de los líquidos, como el baño. Así evitarás, en la medida de lo posible, que tu suelo pueda sufrir daños adicionales y presentar manchas importantes en poco tiempo.
-Pule tus superficies y suelos de mármol aproximadamente cada cinco años. Si bien puedes conseguir que tus superficies de mármol se mantenga impoluta durante mucho tiempo, con el paso de los años, su brillantez se irá apagando. Por ello, es importante que se pula profesionalmente cada cinco años aproximadamente. Así tus superficies de mármol recuperarán el esplendor que han podido perder con el uso y el tiempo, y eliminarás las manchas e imperfecciones que ha podido acumular durante ese periodo. Por lo tanto, acuérdate de encargarte de pulirlas de forma profesional cada cierto tiempo para que nunca pierda su belleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *