Alquiler de transpaletas

alquiler de transpaletas

Las transpaletas son un elemento absolutamente necesario para cualquier obra. ¡Bien lo sé yo! Incluso para encargos menores que no implican necesariamente una gran obra, pero en los que sí tienes que transportar elementos pesados, las transpaletas se convierten en elementos fundamentales para el buen desarrollo de una obra. De hecho, como seguramente sabrás, no sólo son necesarios para realizar obras más o menos grandes. Otros sectores, como el de los transportistas o el de las mudanzas, por indicar solo dos con los que estoy muy en contacto, también utilizan transpaletas con mucha asiduidad. Realmente, es una herramienta de la que no podemos prescindir.

Sin embargo, las transpaletas suponen también un problema para los negocios relacionados con la construcción, como es el mío. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que son tan necesarias que se suele necesitar más de una y de dos para poder funcionar de forma efectiva. En mi caso, necesito contar con al menos cuatro por obra, para que no se produzca ningún retraso simplemente porque alguno de mis empleados tiene que esperar para utilizar la transpaleta a que otro termine su labor. Este número se puede llegar a multiplicar si se trata de una obra de gran envergadura y cuando tengo en marcha más de una obra al mismo tiempo, no solo necesito más transpaletas, sino que tienen que estar en lugares distintos.

Obtener tales transpaletas, mantenerlas en prístinas condiciones para que funcionen bien y llevarlas a los sitios donde se les necesita puede llegar a constituir una inversión millonaria. Ten en cuenta que una transpaleta nueva de buena calidad puede costar fácilmente más de 300 euros y si quieres que sea de una de las primeras marcas, su precio superará los 500. Si a esto unimos sus gastos de almacenaje, de mantenimiento y de transporte, te puedes imaginar los gastos que suponía para mi negocio. Esto me obligaba a ganar menos dinero al mismo tiempo que me forzaba a subir los precios, por lo que también perdía clientes. Era una sangría perpetua de dinero, por lo que busqué otra solución que me saliese más rentable.

Y en esa búsqueda me hallaba cuando, en una feria de especialistas, un compañero me habló de la posibilidad del alquiler. Me dijo que él había probado esta vía y había quedado tan encantando que recurría a esta posibilidad con mucha frecuencia. Decidí que valía la pena probar y acudí a Globen para hacerme con algunas transpaletas adicionales para hacer frente a un encargo más grande de lo habitual que tenía entre manos. Y, la verdad, quedé encantado. Su trato fue exquisito, me proporcionaron las transpaletas que necesitaba en un tiempo récord y los aparatos que me alquilaron eran de primerísima calidad. Y todo ello a un precio genial. ¡No podía pedir nada! Por lo tanto, recomiendo a todo el mundo que tenga que utilizar maquinaria de construcción con cierta asiduidad que deje de desperdiciar el dinero y que recurra a su alquiler a través de Globen. ¡Si lo haces, saldrás ganando!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *