CAIDA LIBRE

El otoño marca sus pautas. Aclarar cimas parece una de las manías de esta estación del año en la que, más de uno, y de una, puede comprobar cómo se le cae el cabello. Antes de que ocurra esto, tome precauciones. En caso contrario, más dura será la caída

Por término medio, la cabeza está poblada por entre 100.000 y 150.000 pelos que crecen unos 15 centímetros al año. Cada día se pierden entre 50 y 70 cabellos, cantidad que se ve equilibrada con el nacimiento de otros nuevos. Pero hay veces que las cifras se disparan y la pérdida de cabello supera los límites establecidos -100 pelos al día más o menos- hecho difícilmente cuantificable -aunque fácilmente constatable- por cualquier persona, que verá cómo el volumen de su cabellera disminuye. Según datos de los laboratorios L´Oréal, a casi la mitad de la población se le cae de forma prematura el cabello. En los hombres prima -hecho también totalmente constatable- la caída frecuente y la pérdida permanente del cabello y, en las mujeres, la caída temporal mayoritaria y la pérdida de densidad capilar. Pero, ¿por qué se cae el pelo?

La raíz del problema. Factores genéticos, que afectan sobre todo al sexo masculino y son de difícil solución; hormonales – la hormona masculina, dihidrotestosterona lleva a la caída prematura-, y la edad, que siempre afecta a la salud del pelo, son las tres causas básicas que provocan la pérdida capilar. Además, en las mujeres afectan notablemente los factores externos o estacionales, y de carácter médico: una pérdida súbita de peso, un momento de estrés, ciertos tipo de tratamientos médicos, padecer anemia o sufrir en el cuerpo cambios hormonales contribuyen al debilitamiento y la pérdida del cabello.

Despejar dudas. Hay que prevenir, porque la solución científica existe, aunque la gran mayoría de los afectados no lo sepan, como se desprende del estudio citado anteriormente, en el que el 66% de los encuestados declara no saber que hay remedio para la caída prematura del cabello. Pero existen muchos y muy buenos, y son los productos que llegan de la mano de los grandes laboratorios. Ricos en principios activos que estimulan la circulación y eliminan la caspa y el sebo -enemigos declarados del pelo sano-, dichos productos se encargan en general de vigorizar el folículo piloso. Unos tienen como objetivo preparar el cuero cabelludo para que reciba los tratamientos, otros trabajan sobre cabellos que caen de forma progresiva o reaccional. También existen productos específicos para el hombre o para la mujer, cápsulas que aportan elementos para el crecimiento del pelo…

Entre los grandes descubrimientos, hay que destacar el Aminexil, molécula patentada por L´Oréal para combatir de raíz la caída prematura del cabello. «Está demostrado que en todos los casos la pérdida capilar se produce por un envejecimiento prematuro del pelo, -explican los científicos de esta firma-. El causante de dicho envejecimiento es la formación de un colágeno rígido alrededor del folículo piloso, que invade la raíz y comprime los vasos sanguíneos que la nutren y estimulan. El cabello es empujado al exterior, fino y mal implantado, por lo que se caerá pronto. Para intervenir sobre la molécula que produce este colágeno, se creó Aminexil, que controla la actividad de la principal enzima que interviene en el proceso de reticulación del colágeno y neutraliza así el proceso de fibrosis».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *